Ruso y yo

Los dos compartimos el mismo cuerpo, pero no la misma realidad. Ruso, el otro, camina por Donceles y se demora mecánicamente a mirar los faros del Teatro recordando, con dolor y alegría, un cumpleaños inigualable y una primera cita sui generis; yo, por el contrario, me dedico a buscar libros para hacer el intento de olvidar. De Ruso sé que, probablemente, se va a Nueva York a estudiar Literatura, mientras yo me quedo en México a estudiar Derecho. Para mí hay días difíciles y algunos, como hoy, particularmente infames; él sólo vive los segundos. Ruso cree, únicamente, en el amor de una persona. Yo hago el intento de creer en el amor, a palo seco. Él sale a las calles con una gran sonrisa trazada en sus labios y un sombrero de arlequín en la cabeza; antagónicamente, yo uso una camisa y es extraño que se me vea sonreír. La verdad es que yo prefiero a Ruso, pero él me prefiere a mí. Él planea esperar a que ella regrese; tristemente, yo ya me he resignado a no hacerlo. Él está bien y yo, el otro Ruso, no puedo ni con mi alma. Ruso recuerda con cariño todo lo que vivieron, ella y él. Yo, simplemente, trato de no hacerlo. Me siento afuera de Bellas Artes a leer un texto de Zaid para despejar la mente; él finge hacer lo mismo, con el pretexto de poder recordar una entrega de premios en ese lugar y mirar una terraza que guarda momentos increíbles. Vivo una realidad por demás lóbrega; la de él es variopinta. Creo que él todavía no se da cuenta, pero lo en verdad deprimente es que alguno de los dos desaparecerá. ¿Quién de los dos tendrá el infortunio de sobrevivir?

Ahora, ya ni siquiera sé cuál de los dos escribió estas palabras.

opposite

Anuncios

6 comentarios en “Ruso y yo

  1. A mi me pasaba lo mismo hasta que maté a Manuel… o fue a Manny? Purísima!!! Ahora no sé quién soy. Ojo cuando decidas quién parte y quién se queda. Recuerda las leyes de la materia: Dos personas no pueden utilizar la misma letrina.

    Una abrazo Ruso

    Si necesitas hablar con alguien sobre tus problemas o necesitas apoyo o consejos… soy el menos indicado para hacerlo (hey, al menos soy honesto) pero te puedo dar unas recetas buenísimas y decir unas vulgaridades que te tumbarían de risa.

  2. Ser o no ser, esa es la cuestión!!!! ¿Cuando fue que la so – called “Modernidad” hizo que nuestros Alter Egos sean todo lo que deseamos y nosotros mismos lo que nos parece rutinario y normal? Me encantó esta entrada, empatizo completamente contigo.

  3. Carnal, un abrazo gigante y franterno, si hay veces que las cosas se van, se pierden o quiza las dejamos ir y con lagrimas te digo que se extrañan mucho.
    Escribes poca madre, te amo mucho y como siemrpre te deseo lo mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s