Un whisky, dos whiskies

A John Jameson y a su hijo,

El problema con el mundo es que todos
andan como tres tragos atrás.

Humphrey Bogart

Fumo y tomo whisky, y escribo. Soy sociópata, bebo mucho whisky, fumo aún más y escribo. Es decir: soy un cliché con patas. No me molesta. Disfruto ser un cliché de este tipo. Supongo que todos, de una forma u otra, lo somos en nuestra rama. Pero lo cierto es que hoy dan ganas de hablar sobre el whisky. Dan ganas de beber y escribir; escribir y brindar; brindar y sonreír. Y es porque hoy leí un texto fabuloso* de Rafael Pérez Gay. Así, me parece casi imposible no dedicarle, aunque sea algunas líneas, a mi querido whisky, a mi querido Jameson.

Yo no soy bebedor social, eso me queda claro. Cuando convivo y estoy tomando, lo hago para hacer que lo que pasa a mi alrededor sea más interesante, menos insufrible; bebo para divertirme, he de advertir. Para embrutecerme, puedo hacerlo con cualquier cosa; ora con Tonayán, ora con el tequila más fino que me puedan ofrecer, honestamente me da igual. Pero cuando tomo por gusto, por convicción, el whisky es mi único recurso. No hay más. Y si es cuando escribo o para disfrutar una tierna lectura, mientras veo las gotas de lluvia escurrirse por las ventanas, debe ser el que quiera en ese momento. No importa que sea fino o de la calaña más baja, si quiero disfrutar de un cuento de Amparo Dávila con un vasito de Jameson al lado, con un vasito de Jameson al lado será. No hay de otra. Si quiero escribir sobre Brenda (mi más reciente creación) mientras bebo Glenfidditch, así tendrá que ser, aunque me quede pobre por un mes. Lo disfruto… y mucho. Es un placer que bien vale la pena pagar.

“No es que seamos alcohólicos, es que tenemos demasiadas razones por las cuales brindar”, dijo alguna vez un amigo, mientras bebíamos la tercera botella de la noche. Yo no sé si soy alcohólico, honestamente no me interesa saberlo. Me gusta el whisky, eso sí sé. Y me gusta disfrutarlo. También pasé algunos años haciendo las estupideces más inefables de mi vida, mientras el efecto de McHarrison (quizá el whisky más barato que he bebido) se apoderaba de todo mi cuerpo. Por supuesto, no podría olvidar los días que me llegué a sentar frente a la computadora, así tal cual como lo hago ahora, y tecleé lo que para mí, en ese preciso momento, eran las mejores historias jamás contadas. Obviamente, al releerlas al día siguiente, carecían de sentido por completo.

El whisky es un gran compañero; siempre te ofrece una opción ámbar de ver la vida, a través del vidrio, el líquido y los hielitos que quedan suspendidos en esa savia amarillenta. No discrimina, no te dice alcohólico; más bien, te llama bebedor fuerte o conocedor, mientras desgañita, a todo pulmón, Piano Man contigo. Acompaña y roba sonrisas a cada tanto. Y, aún mejor, no te destroza con una resaca infernal. También, dicho sea de paso, el whisky es la bebida de la amistad real. Aquellos con los que puedes sentarte a beber una botella entera, son los amigos verdaderos; con los que se mantienen “amistades de acero”, diría Pérez Gay. Tomar ron con alguien, no significa nada… ni hablar del vodka (ese sólo significa, probablemente, una noche de sexo o de fiesta). El Tonayán… cuenta con un rubro aparte, y de él me encargaré en otra ocasión. Pero el punto es que la malta tiene un poder extraño, que difícilmente podría ser sustituido. Me gusta beberlo… pero, tal vez, el alcohol es el que habla. Quiero otro vasito, un whisky más, dos o hasta tres, quizá.

* Las edades del whisky

Jameson

Anuncios

7 comentarios en “Un whisky, dos whiskies

  1. Un sabio Mosco alguna vez dijo: “El Whisky sabe mejor con Waits que con Joel, pero nunca bajo una dixie moon”, Ese Mosco era alcoholico reformado, no le creas mucho.

    One Love!

  2. Ahora quiero un whisky, coño!

    Estoy de acuerdo, el whisky sirve para hacer al mundo y a la gente más interesantes. Tengo amigos que dejaron de ser agradables o graciosos cuando dejé de beber.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s