De nuevo, el café

Tengo un problema en el cerebro (muchos, quizá, pero no llevo el registro), y no es broma. A finales del año pasado, después de sufrir algunas semanas con cefaleas insoportables, me detectaron un accidente vascular en el cerebro. Una mezcla de hartazgo, estrés, peleas y malos hábitos, fue la causa de este padecimiento. Es menos rimbombante de lo que suena, cabe aclarar. El chiste es que hay una partecita en mi cabeza por la cual la sangre no puede circular bien. Eso, combinado con lo mencionado anteriormente, hace que, cada vez que pasa la sangre por ahí, me duela la cabeza. Lo terrible es que siempre hay sangre pasando por ahí; ergo, la cefalea es perenne. La cura, sencilla ella, fue: 1) medicamento por varios días; 2) dejar de estresarme; 3) dejar de beber alcohol (aguanté como tres semanas), café y Coca-Cola; 4) Preocuparme menos por el trabajo; y 5) Dejar de comer nueces y chocolate. La doctora me dejó seguir fumando, pues vio mi cara de angustia cuando iba a prohibírmelo. Después, me dijo, si siguen las complicaciones, te hacemos más exámenes.

Mi calidad de vida mejoró bastante por algunos meses. No tuve problemas para dejar todos los vicios que me habían prohibido. Me daba miedo que me costara trabajo no tomar café, porque me gusta mucho. Pero si ponemos al cigarro y al café en una balanza, por mucho me quedo con el primero. De vez en vez me echo una tacita, sin embargo, no es comparable con las 6 o 7 reglamentarias que antes bebía. Así, pude regresar a una vida sin dolores de cabeza que, en ocasiones, me tenían al borde de las lágrimas.

El tiempo pasó y la cefalea, ni sus luces. Incluso, me empecé a sentir mejor en otros aspectos. Estaba radiante y lleno de vida (nótese el tonito medio irónico), pues.

Peroooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo…

Hay algo que nunca tuve en consideración: sufro de insomnio crónico; perenne, incluso, se podría afirmar. No duermo mucho, a pesar de que me encanta hacerlo. Esta otra enfermedad no se había presentado en harto tiempo y yo, iluso yo, creí que había desaparecido. Sin embargo, en los últimos meses ha regresado… y con ganas. Estoy durmiendo alrededor de 2 o 3 horas diarias. No tengo (muchos) problemas, ni nada que me quite el sueño; simplemente, las ganas de dormir no aparecen. De este modo, vivo en un mundo de fotocopias donde todo es una copia de otra copia que, a su vez, es una copia (¿de dónde estoy plagiando esto descaradamente?); es decir, me encuentro en una realidad que dista mucho de lo real.

Me hace falta café para sobrellevar una puta mañana llena de trabajo. Me hace falta café para poder funcionar. Me hace falta café para poder sonreírle a la señora que me vende los cigarros. Me hace falta café para manejar. Me hace falta café para bañarme. Me hace falta café para leer. Me hace falta café para aguantarme. Me hace falta café. Punto.

Mis neuronas mueren si tomo café (porque la sangre no circula bien y las sofoca); pero quedan sepultadas si no lo tomo. Mi cabeza está a punto de estallar, con o sin café de por medio. No queda de otra. Ni modo. De nuevo, en mi vida, habrá café…

ceci-nest-pas-un-neurone

Anuncios

7 comentarios en “De nuevo, el café

  1. Acá entre nosotros… dicen que el Dr. Robespierre tiene un buen método para curar ese tipo de padecimiento.

    Digo; de un insomne, migrañoso -aunque desestresado- a otro.

  2. deja de pedir el mail y el nombre de forma obligatoria, me siento en oficina de gobierno…

    por otra parte, intenta el té negro, en vez del café;
    tal vez no te sepa tan bien (pero le puedes echar azúcar, miel, leche…)

    es menos dañino que el café =)

  3. rusooo….. i lifee without coffeee… it is just…. no no no… me quitas la alegria de vivir!!! de disfrutar una tarddeee lluviosaa o normal, de una platica, de un amigoo, de todooo jajajaajja…
    no pero si ta …fuerteee no poder tomar cafe :S
    te mando un beshooo
    yo tomare todos los cafeees por ti!

  4. Para la migraña, acetaminofeno, cafeina y acido acetilsalicilico. (Excedrin)
    Para el insomnio, Clonazepam (Rivotril) o Tafil que es menos agresivo y no es anticonvulsivo.
    Suerte!

  5. Muy mal ruso… La verdad del café no sé qué decir, no tomo nada. Pero para el insomnio hacerla de ciclista a veces funciona… O salir a correr persiguiendo cronopios hasta capturar al decimo octavo, también

  6. Concuerdo con conin, si los capturas con tu sombrero será divertido. Se que es dificil estar sin cafe sr, pero tranquilo, además no le va a ayudar con el insomnio eso se lo aseguro. Hace poco pasé por una racha insomniaca que hacia rato no me pasaba, al menos desde el año pasado, y al final me di cuenta que no hacía nada sino provocármela a mi misma. Su régimen nocturno es divertido (por experiencia lo he de decir) pero no fomenta el sueño. Cuando no se tiene sueño, a veces, sobretodo cuando hay que despertar famáticamente temprano, es necesario causar el sueño o al menos no espantarlo. No digo que no lea, escuche música, vea películas o escriba por la noche, pero empiece ese ritual más tempranito. Si se echa la peli a las 9 y luego solo escucha música, y otra noche sólo lee, le aseguro que a la 1 ya estará dormido. Si de plano no le da sueño, intente comer algo, a mi un pan dulce con thé me nockea, evite cosas frias. El insomnio es bueno cuando es productivo y permite posteriormente un largo sueño, pero si no es asi es mejor dormir (mas) temprano. Por otra parte, siga con su cafesin de vez en cuando, no lo deje, pero tampoco regrese a lo del año pasado que no quiero que le explote el bombin sobre su cabezota de tanto café.
    Un abrazo merecido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s