Imaginemos una vida (1 ½)

La secundaria es distinta, muy distinta. Empiezas a jugar con las niñas, mientras tus padres juegan a que su hijo crece. Y el hockey, dichoso hockey, logra que tú y tus padres jueguen a lo mismo: a jugar que juegas hockey. Con tu primera novia, juegas a eso del amor, tus padres juegan a preocuparse porque es mayor que tú por, al menos, tres años. Las fiestas, pinches fiestas hacen que tus padres jueguen a desvelarse para pasar por ti, tú juegas a que los primeros besos son sabrosos. Empiezas a jugar que fumas y tomas, mientras tus padres juegan a que eres alcohólico y adicto. Por tanto, empiezan a jugar que te castigan, tú juegas a que no te entienden. Básicamente, juegas a que estás creciendo y ellos juegan a que no deberías hacerlo.

Continuará…

baby

Anuncios

2 comentarios en “Imaginemos una vida (1 ½)

  1. Y es cuand oel juego comienza amancharte los pantalones, pero, por eso, es la parte más divertida del juego.. cuando crees que juegas, cuando jueas a que juegas y crees que crees

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s