Mordiscos polacos*

Sobre la poeta polaca, Wislawa Szymborska,  Jesús Silva-Herzog M. escribió:

La poesía de Szymborska es una poesía modesta, casi tímida. Se esconde en el humor, penetra en el lugar común y luego lo pellizca. Un poema de amor se vuelve en su pluma un poema de amor a quien no se ama. Su poesía no proviene de la altanería de quien asigna supremacía a su arte, sino del apego de quien lo sitúa entre los muchos oficios del hombre.

La obra de Szymborska, por lo general, tiene ciertos destellos de inocencia burlona que me parecen simplemente exquisitos. Transcribo algunos de ellos:

  • Antes nos sabíamos el mundo al azar:/ era tan pequeño que cabía en un apretón de manos,/ tan fácil que se podía describir con una sonrisa,/ tan común como en una plegaria el eco de las viejas verdades. (31)
  • Que los adultos/ duerman su estúpido sueño,/ yo esta noche/ debo pasarla en vela.(37)
  • Y Dios espera,/ y desde un balcón de nubes mira/ si la hoguera prende/ bien, parejo,/ pero va a ver/ cómo se muere a despecho, pues así voy a morir,/ ¡no dejaré que me salve! (39)
  • No es lo mismo ningún día,/ no hay dos noches parecidas,/ igual mirada en los ojos,/ dos besos que se repitan. (43)
  • Swift ya no tiene ninguna esperanza,/ nadie lo leerá esta noche. (45)
  • DEVUELVO al amor./ ¡Atención! ¡Ganga! (51)
  • ¿Dónde está mi poder sobre las palabras?/ Las palabras cayeron al fondo de las lágrimas… (56)
  • En el camino de la falsedad a la verdad/ dejas de ser joven. (57)
  • Yeti, tenemos a Shakespeare./ Yeti, tocamos el violín./ Yeti, en la penumbra/ encendemos la luz. (68)
  • Planeo el mundo, segunda edición,/ segunda edición, corregida,/ como risa para los idiotas,/ llanto para los melancólicos,/ peine para los calvos,/ zapatos para los perros. (75)
  • Seguro que una vez fueron distintos,/ fuego y agua, se distinguían violentamente,/ se robaban y obsequiaban/ en el deseo, en el asalto a la no semejanza. (101)
  • El ambiente se volvió incómodo, cayó el silencio. Las verdades generales tienen ese problema.(105)
  • El Señor habla de otra cosa, porque es su voluntad hablar de otra cosa.(126)
  • Sobre la hoja blanca acechan para saltar/ letras que pueden combinarse mal,/ frases que acosan/ y ante las cuales no habrá salvación. (139)
  • La alegría de escribir./ La posibilidad de hacer perdurar./ La venganza de una mano mortal. (140)
  • Homero trabaja en la oficina de estadística./ Nadie sabe qué hace en casa. (158)
  • “Vivir significa estorbar”. (161)
  • En algún lugar sin duda está el fin del mundo.(200)
  • Que me disculpe mi viejo amor por considerar al nuevo el primero. (236)
  • Nuestro botín de guerra es el conocimiento del mundo:/ es tan grande que cabe en un apretón de manos,/ tan difícil que se puede describir con una sonrisa,/ tan extraño como en una plegaria el eco de las viejas verdades. (31)

Me gusta Szymborska.

*a la Poesía no completa, de Wislawa Szymborska, FCE, 2008 [2002].

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s