Va pasando de moda meditar

Ya expliqué alguna vez, al despedirme de Palabras Malditas, por qué dejé de escribir y publicar de manera, muy entrecomillada, “regular”. No estoy muy seguro que la explicación que di en aquel momento me parezca todavía válida—si es que alguna vez lo fue—, pero la mucha falta que me hace escribir, o publicar en estos días dista mucho de tener razones que vayan más allá de la desidia y la desfachatez.

Hace unos meses, cuando el 2013 se diluía entre exámenes finales, dudas ontológicas y un corazón que nada más no aprende a estarse quieto, decidí retomar este blog que abandoné, para efectos prácticos, hace ya más de dos años. Y aunque estaba muy consciente que los blogs ya habían pasado de moda, para dar pie a las columnas electrónicas—aunque sean meros blogs encabalgados a revistas digitales, y aunque hasta hace relativamente poco yo tenía la mía—, me alegraba que publicar en este espacio me daría la libertad, tranquilidad y comodidad de pensar que son pocos, e íntimos, los que me leerían; libertad, tranquilidad y comodidad que había perdido al tratar de publicar en otros espacios (lo que sólo tenía como consecuencia guardar en el archivero textos que nunca sentía que estaban listos para su publicación).

Cambié el “tema” del blog y su título, escribí una nueva semblanza y traté de pensar en contenidos que pudieran ser atractivos para mis lectores en potencia. La idea era publicar tres piezas a la semana, cada una con un tono distinto, para lograr, así, obligarme a exponerme de maneras distintas. Se suponía que los lunes publicaría algún ensayito sobre viajes, nuevos o de hace años; los miércoles pondría algún comentario en video—¿sobre qué?, misterio; y los jueves publicaría mis “saltos”, textitos ligeros como los que estaba acostumbrado a escribir para PalMal y tantpis! Todo esto, se suponía, para empezar 2014.

Y, sin embargo, la desidia ganó. El primero de enero no publiqué, bajo el pretexto que ese día manejaba a Cuetzalan, Puebla (primera víctima en potencia para mi sección de viajes, OBVIO), y no podía darme tiempo y lujo para revisar la primera entrada de una reinauguración que vendría con bombo, platillo y tuitazos. Pasó una semana y me convencí que debía aprovechar mis medias vacaciones, leyendo y no escribiendo—a pesar de que llevaba ya algunos años leyendo sin escribir, convencido de que entre más leyera más escribiría después. Ajá.

Pasaron las semanas y hasta mes y medio sin que tomara la decisión de volver a escribir. O, quizá, más bien publicar, porque en lo que va de 2014 he podido mantener cierta constancia a la hora de garrapatear en una suerte de diario que guardo entre los libros que tienen tomada mi mesita de noche.

Pero hoy, o ayer, o quién sabe cuándo, con mis pensamientos dándole vueltas al recuerdo de un amigo que mucha falta me hace, me fui a la cama para leer antes de dormir. Así, como si nada, cuando estaba por rendirme, la lectura me obligó a regresar a mi escritorio, tomar libreta y lapicero y escribir y escribir y continuar escribiendo hasta que el papel me orilló a la computadora, y Word me llevó al blog.

Aquí estoy, con ganas nuevamente de escribir, compartir y sin importarme mucho lo que aquí escriba, a sabiendas que, como advertía Leduc, “No haremos obra perdurable. No/ tenemos de la mosca la voluntad tenaz”, ni de Renato el grandísimo talento. Yo, más bien, he tomado la decisión de volver a escribir saltitos, nimiedades, ocurrencias, porque los necesito para pensar. Los necesito para pensar porque, a diferencia del sabio o el académico, necesito dar vueltas y caminar para tratar de trazar, retratar y retrazar lo que veo, vivo, huelo, con miras a darle sentido a tremenda vida linda cuanto aciaga que nos sorprende y aqueja. Y aunque “va pasando de moda meditar”, como el mismo Leduc afirma en otro versito de aquel poema, yo, por lo menos hasta ahora, y sin ser sabio ni mucho menos, no he podido aprender otro oficio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s